Friedmann coimeaba al gerente del banco para montar sus operaciones
2020-08-04 - Nacionales
Hugo Alexander Torales, el exsocio comercial del ministro de Agricultura y Ganadería mostró los mensajes que Rodolfo Friedmann le enviaba en el que pedía que se “le pague G. 10 millones” al entonces gerente del banco Interfisa, sucursal Villarrica, Cristian Aranda, con el que operaban para lograr algunas operaciones en favor de la empresa Eventos y Servicios SA (ESSA). El empleado del banco era quien manejaba la cuenta en dólares de la empresa ESSA. Esta cuenta era de uso exclusivo Friedmann, según relata el “prestanombre arrepentido”.
Friedmann coimeaba al gerente del banco para montar sus operaciones

En la entrevista exclusiva concedida al programa La Caja Negra, Hugo Alexander Torales, exsocio comercial del actual ministro de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, había confesado que éste había realizado un aporte de G. 1.700 millones para capitalizar la empresa Eventos y Servicios Sociedad Anónima (ESSA), creada originalmente con la participación del diputado Ever Noguera (ANR) para la provisión del almuerzo escolar en el departamento de Guairá, coincidentemente, cuando Friedmann era gobernador. Sin embargo, el aporte de Friedmann sería con una condición: tenían que ser su banquero y su contadora los que manejen el sistema operativo de la empresa, para que él pueda tener el control de lo que estaba pasando con su dinero.

Ese banquero al que hacía referencia Torales, es la pieza clave en todas las operaciones bancarias y financieras dentro del esquema montado por Friedmann y sus amigos para quedarse con el dinero de la merienda escolar. Se trata de Cristian Aranda, quien se desempeñaba como gerente de la Sucursal de Interfisa Banco en Villarrica y es mencionado en varios de los mensajes y chats intercambiados por Friedmann y el empresario.

La empresa ESSA tenía dos cuentas en Interfisa, una en guaraníes donde se depositaban los cheques cobrados por la provisión del almuerzo escolar y otra en dólares, donde se depositaban las ganancias del gobernador por su condición de socio mayoritario, que se llevaba el 80% de las utilidades, teniendo en cuenta lo que había aportado para el capital operativo de la firma.

El gerente de la sucursal bancaria le reportaba diariamente el movimiento de dinero y le ponía al tanto de los pagos efectuados a proveedores así como los saldos de la cuenta en dólares. Aranda estaba comprometido con el gobernador, puesto que el único que podía hacer esos movimientos en las cuentas era Torales por su condición de titular, ya que Friedmann no figuraba, pero en contubernio con Aranda usaba la cuenta a su antojo.

En uno de los mensajes de Whatsapp de fecha 14 de noviembre de 2017, se observa una copia de pantalla de otra conversación entre Torales y Aranda en el que le piden: “El saldo de la cuenta en dólares me podés pasar Cristian”. A lo que este responde: “En Caja de Ahorro hay: USD 462.190,45 y en Cta. Cte: USD 2.500. En total total es: 464.690,45”. Esta copia de pantalla fue remitida a Friedmann en esa misma fecha.

“Le voy a dar 10 millones por el favor”

En otro mensaje, de fecha 29 de junio de 2017, Friedmann le da instrucciones a Torales para que gestione con Aranda unos cheques que no podía efectivizar. El mensaje decía: “Hablale a Cristian el gerente. Tengo 2 cheques, uno de 40 y otro de 80 de gente que no me paga más. Tienen fecha del año pasado. Uno es Juan José Unger y el otro de Susi Ortigoza. Necesito si me puede sellar el cheque para que tenga validez y les pueda demandar. 10 millones le voy a dar por el favor”. Esto indica que Aranda recibía pagos por los “favores” que le hacía al entonces gobernador del Guairá.



COMENTARIOS