ASÍ HACÍA NEGOCIOS SALOMÓN, EL HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO
2019-05-04 - Locales
Cuando Dios le preguntó a Salomón, ¿Qué quieres que te dé?, Salomón no dijo, dinero, oro, mujeres. Lo que pidió Salomón fue sabiduría.
ASÍ HACÍA NEGOCIOS SALOMÓN, EL HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO

Salomón amó a Jehová y siguió los buenos consejos que le dio su padre David. Jehová estaba complacido con Salomón y, por lo tanto, una noche le dijo en un sueño: “Salomón, ¿qué quieres que te dé?”

Al oír esto, Salomón respondió: “Jehová, Dios mío, soy muy joven y no sé cómo gobernar. Te pido que me puedas dar sabiduría para gobernar a tu pueblo de la manera correcta”.

Jehová se quedó complacido con lo que pidió Salomón. Entonces Él dijo: “Debido a que has pedido sabiduría y no longevidad o riqueza, entonces te daré más sabiduría que nadie que haya vivido. Pero también te daré lo que no pidas, a saber, riqueza y gloria”.

Salomón fue un negociador maestro. Él dialogaba y mantenía abiertas las líneas de comunicación. Él fue un gestor genio. Negoció esplendidas rutas de comercio. Concertó con sus constructores y negociaba constantemente con Hiram, el rey de Tiro.

Por su habilidad como representante, el imperio de Salomón se convirtió en la vía de cruce entre naciones. En I de Reyes 10:28-29 aprendemos que Egipto necesitaba caballos y en Sicilia abundaban. Además, los dos eran grandes enemigos. Por haberse tomado de la inmensurable de la negociación, Salomón se convirtió en el puente entre las dos naciones.

Durante el reinado de Salomón, Dios bendijo a su nación. Su tierra creció mucho con la producción de trigo, cebada, uvas, higos y otros alimentos.

La gente usaba ropa bonita y tenían buenas casas. Todo el mundo tiene más que suficiente.

Salomón pudo lograr el éxito de su nación, gracias a su sabiduría, algo muy necesario a la hora de los negocios.

A continuación, las claves del éxito que lo ayudarán a negociar efectivamente:

#1. Una gran sonrisa.

Aunque solo es un cumplido, sabes que una sonrisa y un saludo pueden ser una manera segura de iniciar una conversación o negociaciones comerciales que se llevarán a cabo. Después de una sonrisa, asegúrese de introducir su nombre y posición en la empresa con un tono que no sea apurado y muestre su hospitalidad a cada persona con la que habla.

#2. Resolver todas sus dudas.

Cuando los consumidores preguntan en detalle sobre nuestros productos, esto ayudará en gran medida a los consumidores a conocer la credibilidad de nuestro negocio. Por lo tanto, responda las preguntas de los consumidores en forma completa y detallada y nunca conteste en un tono dudoso.

#3. Encontrar soluciones para sus clientes.

Por supuesto, ante una variedad de consumidores, estamos obligados a poder posicionarnos para adaptarnos al carácter de cada uno. Hay consumidores que tienen características de escucha, protesta, pasividad y actividad. Ante esto, a menudo estamos abrumados de responder. Para poder negociar con ellos, tome una pequeña nota cuando haya enfrentado a los consumidores con la característica que expliqué anteriormente.

#4. Informar sobre las ventajas.

Los competidores se han convertido en un lugar común en el mundo de los negocios. Para anticipar el fracaso de una negociación comercial, debemos ser inteligentes para explicar a los consumidores la superioridad de nuestros productos, y que les podemos garantizar que nuestros productos son de mejor calidad con respecto a otros.

Sea sabio a la hora de negociar, de ello depende el éxito de nuestro negocio.

Edición: Ímperio Fm 103.1

(Luis Parra)

 



COMENTARIOS

Escuchanos Online