“En el mismo lodo…”
2022-09-23 10:25:38 AM
COMENTARIO: A medida que pasa el tiempo se van sucediendo los hechos delictivos en nuestra ciudad, y vamos conociendo los entretelones, sin poder pegarnos el lujo de darlos a conocer a la opinión pública, como medios de prensa que somos, para no transitar hacia un similar lamentable de los protagonistas que son acallados a plomazos, nos damos cuenta que lo escrito por Enrique Santos Discépolo en 1934 en su emblemático tango “Cambalache”, no dista mucho de nuestra actual realidad.
“En el mismo lodo…”

“El mundo fue y será una porquería ya lo sé, en el 510 y en el 2000 también”, comenzaba diciendo, y si nos ponemos a analizar lo sucedido a lo largo esa gran cantidad de años, y nos ubicamos en el presente, es decir en los años 2000, vemos que nada cambió, que mundo fue y sigue siendo una porquería, en donde sigue habiendo chorros (ladrones), maquiavelos y estafados, contentos y amargados, barones y nobles, y que tanto el siglo 20 como el 21 son un despliegue de maldad insolente, no hay quien lo niegue.

En esta bendita frontera, bendecida por su gente buena, noble, laboriosa y hospitalaria, vivimos lamentablemente todos manoseados en el mismo lodo, en donde a pesar de la gran mayoría, ya es lo mismo ser un burro que un gran profesor, igualados con los inmorales, en donde podés ser cura, pastor, colchonero, rey de bastos, traficante, sicario, cara dura o polizón, y hasta donde, herida por un sable sin remaches vemos llorar la biblia sobre un calefón.

Definitivamente, vivimos todos manoseados en el mismo lodo, nadie respeta a nadie y nuestras vidas penden de un hilo que en cualquier momento se puede cortar con el filo de una lengua que se atreva a hablar. Aquí, y esto contradiciendo de cierta forma lo dijo el inmortal poeta guaireño Manuel Ortiz Guerrero, “todo en este mundo es mercancía, y el dinero es el blasón mejor pulido para la ufanía de la corrección”, en donde se compran y se venden conciencias, se compran vidas y libertades en las salas del crimen y hasta se condenan a inocentes. La tolerancia, la empatía, el amor, el respeto, el honor y la horadez son palabras sin sentido.

Estamos en el mismo lodo “todos manoseados”.

“Radio Imperio FM"



COMENTARIOS

Radio Online
Publicidad